Hay que defender el “reggaetón”


Hay que defender la cultura popular

Declaración a la Opinión Pública:

Después de las infamantes declaraciones del Procurador General de la República Radhamés Jiménez Peña, y del Presidente de la DNCD, Radhamés Ramírez Ferreiras, de que prohibirían la difusión del “reggaetón” y del rap, y de que tomarían acciones judiciales con las emisoras que difunden este tipo de música, tras acusarla de promover e incitar el consumo de drogas, nos sentimos indignados/as y llamamos a la juventud y al sociedad dominicanas a resistirse.

Hacemos un llamado a la conciencia cívica nacional, a todos los dominicanos y dominicanas, y sobretodo a los jóvenes a defender al “reggaetón”, al rap, y a los demás géneros populares, que poco a poco van ganando un espacio como expresión libérrima de nuestras necesidades, sentimientos, pareceres y formas de ver la realidad.

Rechazamos las declaraciones de los representantes del Poder, al tiempo que las consideramos absolutamente desacertadas. El “reggaetón”, el rap, el reguee, el ska, el rock en todas sus formas, entre otras, son expresiones musicales de profunda calidad y de alto contenido social, que han surgido como respuesta a la crisis social permanente del capitalismo y como respuesta al abuso, a la exclusión, y a la represión de las mayorías.

En el caso del reguee y el “reggaetón”, son ritmos autóctonos caribeños, que se han convertido en un puente cultural entre nuestros pueblos. El “reggaetón”, habiendo nacido en la hermana isla de Puerto Rico, tiene profundas influencias dominicanas, y se ha popularizado y convertido en un ritmo de nuestro país.

Todos esos géneros son eminentemente juveniles, y muchos de ellos expresan con magistralidad la situación en que nos encontramos los jóvenes, excluidos, abusados y sin oportunidades en la sociedad actual.

¡No convertirán a Quisqueya en una cárcel!

Las declaraciones e intenciones de estos funcionarios, siguen el patrón pseudo-moralista e intolerante que se ha desarrollado en el Poder y el Gobierno, que ha mostrado un ensañamiento contra la juventud, contra los trabajadores/as, contra el pueblo de abajo; en un ejercicio de intolerancia ante lo distinto, y absoluto desprecio por lo popular, lo urbano, lo marginal.

Este Poder, “que tiene los mismos gustos de Quirino, y que usa la misma Decoradora”; este Poder gansterizado, que quiere corromperlo todo con un nombramiento; este Poder ha intentado (y en cierta medida lo ha logrado) prohibirlo todo, cerrarlo todo, cortarlo todo, censurarlo todo. Desde el horario Cenicienta, hasta la militarización de la ciudad, desde el hostigamiento de la DNCD en el Parque Duarte, hasta la prohibición de las marchas y de la Otra Feria, desde el cierre de Cinema Café, hasta las áreas intervenidas y la devastación del criminal Roberto Salcedo, desde los boches de Felucho, hasta el asesinato de dirigentes populares. Este Poder intolerante y simulador, debe ser frenado en seco. La poca democracia que hemos construido, no puede perecer.

Lo que está detrás es la simulación, la doble moral, la mentira, la arrogancia. Acusar al “reggaetón” y al rap, de los males del narcotráfico y de las drogas, es querer cortar la soga por lo más fino.

Los jóvenes de los barrios no traen drogas al país, no controlan el negocio; no fletan avionetas, ni fulgones, no tienen zonas francas, ni sobornan funcionarios y militares. Los jóvenes son victimas de este enorme negocio que el Poder protege.

Todos sabemos que quienes controlan el narcotráfico en todos los países del mundo y aquí, son personas poderosas: grandes políticos, jefes militares, ricos empresarios y banqueros, y hasta jerarcas religiosos. Los jóvenes y el “reggaetón”, no tienen ninguna relación con esta situación, más bien somos victimas del doble rasero oficial ante el mal.

También está presente la intolerancia a las nuevas formas de expresión, la incomprensión de las dinámicas sociales, y sobretodo, el adultocentrismo, y el irrespeto por la juventud. Este poder representado en esos altos funcionarios, no reconoce el valor de la cultura popular, pero mucho menos reconoce en la juventud una fuerza renovadora de la cultura, de la identidad de los pueblos.

Nosotros/as hacemos un llamado urgente a todos los ciudadanos y ciudadanas de este país, a los estudiantes, a los jóvenes, a los demócratas, a todos/as los que disentimos de la intolerancia, a la sociedad en general, a rebelarse y a detener este atropello, que va mas alla del “reggaetón”.

Hacemos un llamado sobretodo a los regetoneros, raperos, rokeros, hiphoperos, a sus fans, a los músicos, a las emisoras de radio, a todas las personas vinculadas a las artes, a la cultura, a que nos unamos ya para detener este abuso, y todos los abusos que día a día se cometen contra los jóvenes. “Si seguimos así, este país se convertirá en una cárcel gigante, llena de palmeras y con un metro en el medio.”

Es hora de defender el “reggaetón”, y la música popular, mejorarlos, aumentar su calidad y convertirlos en potenciadores del cambio social en nuestro país.

Es el momento de unirnos para defender la cultura.

Nosotros/as tiramos la primera piedra.

Proponemos hacer una asamblea-reunión abierta para todo el que desee ir, para comunicarte con nosotros, escríbenos a
lahojaperiodico@gmail.com o a Fernando (627-9817)

A nuestros “amigos” del Poder, les dedicamos el último sencillo de Residente Calle 13, “tributo a la policía” pueden descargarlo en nuestro blog
http://lamultitudcentrocultural.blogspot.com/

La MULTITUD es un nuevo proyecto sociocultural que pretende subvertir la imaginación, transformar la mentalidad y elevar los niveles de conciencia del pueblo dominicano para promover en él, la esperanza, el compromiso social, los valores humanos y patrióticos, la confianza en si mismo, pero sobretodo el interés por el cambio

4 comentarios:

maikol dijo...

no permitamos mas injusticias kontra nosotros ni dejarnos sacar vamos a decirles a los demas de q estamos hechos nosotros y nuestro genero y parados en la raya contra todos

JuanPerez dijo...

Entiendo tu punto de vista... a mi no me gusta el reggaeton, porque no encuentro nada constructivo ni agradable en la letra, ademas de que el ritmo es demasiado monotono y digital, mas prohibirlo no es la solucion. Que no sabe este señor que las computadoras, ipods, y demas reproductores de mp3/mp4 existen?? Ademas son los del alto poder los que son los mas grandes corruptos... mas el reggaeton no es del todo inocente porque ha hecho que los jovenes se desvien mas de sus estudios por estar pendiente a las mujeres, la parranda, luego que son adultos y no saben que hacer solo les queda el camino oscuro de la droga...

Anónimo dijo...

El reggaeton es mierda , no es musica y es un insulto al mundo

Anónimo dijo...

Malditos hijos de puta, odian la verdad y la libertad d expresion, los politicos corruptos d mierda estan pendientes a mentirle al pueblo en vez d escuchar todos los subjeneros d estos grandes generos, no deben quitarle la musica a una generacion d jovenes, nosotros no influenciamos en las drogas, la influencia d drogas son x problemas familiares, aguante la cultura dl rap y aguante el movimiento del reggaeton y los politicos pueden chuparle las bolas al maricon d su maldito presidente